Una camiseta ‘inteligente’ mide el ritmo cardíaco y avisa al 112 en caso de riesgo

Una camiseta ‘inteligente’ mide el ritmo cardíaco y avisa al 112 en caso de riesgo

El cardiólogo Tomás Vicente y el ingeniero Carlos Jiménez son los creadores del sistema

Más de 130.000 personas mueren al año, en España, por alguna enfermedad cardiovascular. De ellas, entre 30 y 40.000 sufren cardiopatías isquémicas, es decir, enfermedades del corazón. Además, el 90% de esos fallecimientos se produce en entornos extrahospitalarios.

Es evidente que el mejor aliado para poder salvar la vida a una persona que sufre un infarto es el tiempo. Por ello, el doctor Tomás Vicente, jefe del servicio de cardiología del hospital Reina Sofía, y Carlos Jiménez, ingeniero de sistemas y experto en telemedicina, han puesto en marcha el proyecto COPCAR (Control de Pacientes Crónicos de Alto Riesgo) gracias al apoyo de las Consejerías de Presidencia y de Sanidad.
La idea, innovadora en el ámbito nacional y europeo, consiste en una aplicación de móvil vinculada a una camiseta que, sin cables, es capaz de hacer un seguimiento continuo al paciente (con electrocardiogramas) y avisar al 112, en caso de riesgo, con una señal GPS.

Es decir, la camiseta (que se puede lavar con total tranquilidad), lleva integrada en el tejido sensores que monitorizan al paciente en tiempo real sin necesidad de ninguna intervención en caso de riesgo.
“Nuestro sistema hará que se pueda reducir hasta en un 80% el tiempo de estabilización de pacientes que sufren una crisis cardíaca, reduciendo también su mortalidad, las secuelas y el elevado gasto púbico”, señalan los impulsores del proyecto, que comenzará con el estudio piloto en septiembre.


Objetivo y beneficios


COPCAR, en su primera fase, irá dirigido a pacientes crónicos con cardiopatías isquémicas, y prevención secundaria. “Principalmente, se beneficiaran los pacientes con riesgo diagnosticado de infartos. Se irá ampliando a aquellos que tienen otras dolencias (arritmias, trastornos del ritmo cardiaco, trastornos de la conducción (sincope), hipertensión arterial, insuficiencia respiratoria o pacientes en fase de rehabilitación cardiaca), y otros que son difíciles de diagnosticar porque sufren un síntoma una vez al mes o cada dos meses. Con esta aplicación podremos registrar la frecuencia y tener información de cuándo ocurre”, señala el doctor Vicente y Carlos Jiménez.


Datos


La probabilidad de sobrevivir tras la aparición de los primeros síntomas de un infarto es mayor si se llama a una ambulancia, aunque se tarde en llegar al hospital.

Sin embargo, el tiempo medio que tarda un paciente en solicitar ayuda cuando ya es un enfermo crónico e identifica bien sus síntomas nunca es inferior a 70 minutos, y si no lo ha padecido nunca tardará unos 135 minutos. Además, según el registro de análisis del retraso del infarto de miocardio, 165 son los minutos que se tarda en estabilizar a un enfermo que sufre un infarto.

Gracias a este nuevo dispositivo, interconectado con el 112, los usuarios podrán recibir asistencia en caso de urgencia, aproximadamente, en 15 minutos.